Día del Orgullo Loco

Orgullo Loco

Hace algunas semanas recibí una llamada telefónica de una buena amiga y compañera dentro del activismo. Me preguntó si estaría interesada en participar cantando en la celebración del Orgullo Loco de este año en Madrid y mi “sí” fue instantáneo.

Alerta Avisos de contenido : utilización de términos peyorativos re-apropiados, mención de suicidio, medicación forzosa, maltrato y violencia física. Alerta

Si hay una palabra que me ha costado asociar con mi locura ha sido “orgullo” . Hace unos años no habría podido decir que me sentía orgullosa de oír voces, orgullosa de haber sobrevivido a mis propios intentos de quitarme la vida, y menos aún orgullosa de los meses y meses de encierro en el ala psiquiátrica del hospital. Pero hoy puedo decir que estoy increíblemente orgullosa de quién soy y del camino que he recorrido para serlo, y es que mi locura es una parte esencial de mi identidad.

Quizás no tendría que haberme sorprendido cuando, al dar la noticia de mi concierto a mis amigos y conocidos, la reacción general fuese de sorpresa. ¿Orgullo por qué?, ¿Por qué querríamos celebrar que estamos locos?

El Orgullo Loco es un acto festivo y reivindicativo que nació en los años 90 en la ciudad canadiense de Toronto.

No se considera un mero acto de celebración anual, si no todo un movimiento que busca empoderar y poner en valor la cultura, la identidad y la resistencia de los supervivientes del sistema psiquiátrico.

Uno de los principales ejes del movimiento es la reapropiación de términos que se han usado históricamente de manera peyorativa para referirse a la población neurodiversa. De ahí que el nombre del movimiento utilice la palabra “loco” . Si bien es cierto que muchas personas prefieren no identificarse con este término, gran parte de nosotros ha encontrado en el mero uso de la palabra un bastión de fortaleza y un eje identitario común.

La población loca es diversa, especial y necesaria. Muchos de nosotros hemos dejado de considerarnos enfermos con el paso del tiempo para comprender que gran parte de nuestro sufrimiento proviene de la constante presión social para que encajemos en cánones de productividad y normatividad que nos resultan inalcanzables.

Yo no he conocido un grupo de población que concentre más creatividad y fortaleza que este de tarados al que yo pertenezco. Tenemos no solo la capacidad, si no la irremediable necesidad de crear. No conozco a un solo loco que no escriba, pinte, cante, cuente historias, baile, invente videojuegos o sea un activista feroz. No obstante, el resto de la población no parece agradecer o incentivar mucho nuestra inconmensurable aportación cultural.

Cartel del Día del Orgullo Loco
Cartel del Día del Orgullo Loco, Madrid (2018)

Muchos de nosotros hemos sido drogados a la fuerza, atados o golpeados por exhibir comportamientos que incomodaban a las personas de nuestro alrededor. Las violaciones de Derechos Humanos en la unidades de cuidados intensivos se producen a diario y se nos arrebata la agencia y el poder de decisión sobre nuestra salud o futuro. El día del Orgullo Loco proporciona un espacio para una forma de protesta que pone en valor nuestra cultura de comportamiento.  Se anima a los participantes a bailar y cantar por la calle, recitar poesía y utilizar cualquier medio creativo no violento para llamar la atención y dificultar ligeramente el tráfico rodado en las calles acordadas.

Estoy, definitivamente, muy orgullosa de formar parte de esta comunidad, muy orgullosa de nuestra supervivencia, resistencia y cultura . Me siento muy honrada de poder participar con mi música (que es definitivamente la máxima expresión de mi locura) en un evento que significa tantísimo para mi. Conseguir llegar a un punto en el que escribir esto me resulte natural ha sido una tarea larga y dolorosa, un camino lleno de obstáculos en el que todo lo que expresaba sobre mi identidad era continuamente puesto en duda. No es que ahora se me tome más en serio, pero ahora se que mi identidad y mi locura son valiosas, es más: son indispensables.

Feliz día del Orgullo Loco.

Haydée.

@Haydée Arizala

 

Quizás te interese…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tamaño de letra
Contraste