La forma del agua

La forma del agua

Para aquellos que todavía no la habéis visto, La forma del agua (The Shape of Water, 2017) es una película de fantasía romántica que narra la historia de amor entre Elisa y el “hombre-pez” (a falta de un término mejor) del que se enamora.

Fue anunciada como “una historia de amor como ninguna otra” por el Boston Globe, mientras El País publicaba “Luce belleza, poesía e intenta juntar Bella y Bestia sin puritanismo ni perversiones”. En los Oscar del año pasado La forma del agua fue nominada en 13 categorías recibiendo finalmente 4 de los premios: mejor película, mejor dirección, mejor BSO y mejor producción.

Es una película bonita. Tanto el guión como la producción gustarán mucho a los fans de Guillermo del Toro (entre los que me cuento) pero, en el año que ha pasado desde su estreno, ha suscitado opiniones diversas entre las personas con discapacidad. A continuación recogemos algunas de estas opiniones.

Sally Hawkins, una actriz sin discapacidad

Una de las cuestiones más controvertidas para la comunidad de las personas con discapacidad es el hecho de que el papel de Elisa, que en la película se comunica mediante la Lengua de Signos, haya sido interpretado por una actriz verbal sin discapacidad, Sally Hawkins.

Además Sally Hawkins fue nominada al Oscar por su interpretación, hecho que subraya la impresión de que en Hollywood los personajes con discapacidad son solo papeles desafiantes y potenciales Oscars para los actores sin discapacidad, mientras los actores y actrices con discapacidad son ignorados por los directores.

Algunos ejemplos de este fenómeno ha sido Tom Hanks (Forrest Gump), Colin Firth (El discurso del rey), Al Pacino (Esencia de mujer) o Jamie Foxx por su interpretación de Ray Charles, pero hay muchos más.

No obviamos el hecho de que la representación es importante, venga de donde venga. No solo eso, la decisión de Guillermo del Toro de contar esta historia desde la perspectiva de una heroína femenina con discapacidad es única.

Sin embargo, la realidad material es que un actor sin discapacidad puede fingir tenerla. Un actor con discapacidad no puede dejarla en casa para presentarse al casting. Cada vez que un actor sin discapacidad interpreta el papel de una persona con discapacidad, un actor con discapacidad se queda sin trabajo.

Si los personajes con discapacidad tampoco pueden ser interpretados por actores con discapacidad, estos actores quedan excluidos, invisibilizados. Discriminados.

Sally Hawkins es una buena actriz pero ¿No había ni una sola actriz en todo Hollywood que, como Elisa, tuviera la Lengua de Signos como lengua materna? ¿¡No había nadie más en todo Estados Unidos que pudiera interpretar el papel?!

Sexo y discapacidad.

Por otro lado, y con la honrosa excepción de Hijos de un Dios menor (1986), es la primera vez (corregidme si me equivoco) que una película representa a una mujer con discapacidad, no sólo como un ser sexual; sino también como objeto de deseo. Si bien esto parece un paso en la buena dirección…  se ve empañado por el hecho de que, quien desea a Elisa no es un ser humano…

La película pretende que nos preguntemos: ¿El hombre-pez es un monstruo, o un dios? ¿Es Elisa un monstruo? ¿Puede ella ser amada o comprendida por los de su propia especie?¿Quién es el verdadero monstruo? Quizá el hombre-pez sea solo un forastero, una víctima más del racismo…  ¿o son los monstruos los únicos que pueden entenderla realmente?.

Opiniones para todos los gustos.

Guillermo del Toro opina que, en efecto, Elisa no puede ser amada por los machos de su especie, y sí, sí que es un monstruo. Un monstruo que se enamora de otro monstruo.

Por supuesto, también hay quien interpreta el mensaje de La forma del agua en términos más alentadores. En The Daily Show se congratulaban por lo diversa que había resultado la edición de los Oscars del año pasado “¡Hasta la gente-pez está representada!”.

Kristen López, escribía para el Hollywood Reporter “… Elisa, y su sexualidad están a la vanguardia de una película que examina las relaciones de discapacidad, los temores y la frustración por encontrar el amor…” “… estamos viendo un aumento de las representaciones de las personas con discapacidad en los medios, pero la falta de sexualidad asociada con estos personajes es reveladora. Del Toro obliga a la audiencia a mirar más de cerca a lo que nos define a todos en el ámbito del sexo y el amor, independientemente de nuestra capacidad.”

Podéis leer el artículo completo en inglés aquí pero Alerta ¡Cuidado! ¡Contiene spoilers! Alerta

Y vosotros ¿habéis visto La forma del agua? ¿Qué os ha parecido? ¡Si os apetece podéis dejarnos un comentario con vuestra opinión!

@Candela

 

Quizás te interese…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tamaño de letra
Contraste