Prepararnos para la llegada de un bebé

Estas fechas son casi de consumismo obligado y, si estamos esperando un bebé, seguro que nos estresamos pensando en todo lo que necesitaremos para estar preparados a su llegada. La oferta que hay en el mercado es muy extensa y en ocasiones nos hacen creer que algo es imprescindible cuando, la verdad, poco uso le damos.

Desafortunadamente en puericultura no existe ninguna sección específica para padres con diversidad, así que debemos echar mano de una gran dosis de imaginación y tener en cuenta nuestras capacidades, puntos fuertes y puntos débiles. Por ejemplo, dependiendo de cómo sea nuestra vivienda, un “escucha-bebé” puede ser un trasto inútil o una herramienta indispensable.

Saber cómo vamos a enfocar el baño del bebé es importante para elegir el tipo de bañera y su altura. Todo debe ser estudiado para poder ser utilizado con la mayor autonomía posible o decidir a quién se le va a asignar cada tarea del cuidado del bebé.

En este post repasaremos brevemente los artículos necesarios para la higiene (cambio de ropa o pañal y baño), el paseo y la alimentación.

Higiene

El cambio de pañales ocupará gran parte de tu día a día con un bebé, así que el cambiador es una pieza clave.

Se puede optar por un simple impermeable con toalla para poner sobre la cama o el sofá sin perder de vista el bebé en ningún momento. La seguridad del niño es nuestra prioridad, por supuesto. Quizás esa altura sea perfecta para padres usuarios de silla de ruedas.

La opción estándar de mueble cambiador puede ser muy cómoda si su altura nos permite atender al niño con seguridad. El bebé suele querer investigar y jugar, así que rara vez nos facilitará la tarea de cambio de pañal o de ropa. Su impaciencia se puede paliar con juguetes, canciones y juegos…

Podemos encontrar un aliado en los automáticos. Hay muchas prendas de vestir con automáticos en vez de botones así que pídele a los Reyes Magos un buen número de bodys con automáticos que sujetarán el pañal sin problemas.

Para la hora del baño sirve la misma premisa: nosotros debemos estar seguros para atender al bebé con seguridad. Si para ello debemos estar sentados podemos optar por una bañera que se acople a la nuestra o por una tina de bebé…

Paseos

Para pasear a nuestro bebé podemos optar por el tradicional carrito dependiendo de nuestro nivel de movilidad y autonomía. Si no nos sentimos seguros y somos usuarios de sillas de ruedas, la opción más segura es el porteo. Existen infinidad de modelos de mochilas o fulares porta-bebés en el mercado.

Como siempre, la seguridad y el bienestar del bebé será lo primero a tener en cuenta. Ser porteado supone para el bebé un contacto continuo con su progenitor, acceso fácil y discreto a su alimento, la teta (en caso de que lo portee la madre) y el hecho de sentirse acompañado de manera continua es muy importante. Quizás un fular presente mucha complicación porque requiere bastante habilidad manual pero existen mochilas ergonómicas mucho más fáciles de utilizar.

Debemos tener muy presente que es mejor que el bebé vaya de cara a su porteador y se respete la curvatura natural de su columna.  Soy  consciente que desde la posibilidad de empujar un carrito hasta tener que ir silla de ruedas existen múltiples casuísticas. Personalmente, desaconsejo portear utilizando muletas o andador. Yo decidí utilizar más mi silla de ruedas para poder portear a mi hijo. Esto es una decisión muy personal.

Alimentación

En este apartado podemos hablar de baberos, biberones, vajilla, tronas… En caso de dar el pecho los artilugios necesarios son menos y en el caso de baberos recurriremos a nuestros queridos automáticos.

Al pasar a  la alimentación sólida nos encontraremos una amplia gama de tronas en el mercado. Debemos encontrar aquella que nos resulte cómoda para manipular. El hecho de que esté enganchada a la mesa puede hacer que esté a una altura inadecuada para manipular al bebé con seguridad. Las opciones más sencillas son las tronas que se atan a las sillas o sillitas con cinturón y mesa que pueden resultar algo bajitas pero colocar al bebé nos resultará mucho más fácil.

Las personas con diversidad sabemos que debemos adaptar nuestro entorno  para que el día a día nos resulte más fácil. Ser padres no iba a ser diferente.

¡La necesidad agudiza el ingenio! Si quieres compartir tu experiencia o alguna idea que no hemos mencionado déjanos un comentario.

@Estrella Gil

Documentalista.
Autora de Maternidad adaptada y Diario de una mamá canguro.

Fuentes a consultar:

 

Quizás te interese…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tamaño de letra
Contraste