El MVI (I)

Freedom

El Movimiento de Vida Independiente (MVI): una filosofía revolucionaria

alerta Avisos de contenido : capacitismo, utilización de términos peyorativos, discriminación y ataques a la diversidad. alerta

¡Hola a todxs!

Este post es el primero de una serie dedicada al Movimiento de Vida Independiente.

A pesar de ser tan desconocido en el contexto español, a nivel internacional, ha abanderado la lucha por los derechos de las personas con discapacidad. Por eso, si queremos combatir el capacitismo, es importante que conozcamos sus orígenes y sus propuestas.

¡Paren máquinas! El cuerpo “deficiente” a la espera de una cura

En un post reciente, decíamos que el capacitismo es aquel conjunto de creencias que nos llevan a actuar como si el individuo autosuficiente ideal fuera el único plenamente humano, de forma que aquellos que se desvíen de dicho ideal son considerados infrahumanos o deficientes. Y ¿qué diferencia la especie humana de las “infra-humanas”? La capacidad de autodeterminar las propias acciones.

Siendo así, es fácil comprender por qué se ha tendido a actuar como si los mal llamados deficientes no fuéramos capaces de decidir por nosotrxs mismxs cuáles son nuestros deseos y necesidades. A lo largo de los años, ejércitos de profesionales de todo tipo se han encargado de determinar qué era mejor para nosotrxs.

En un mundo en que los cuerpos y mentes que se apartan de los ideales capacitistas resultan intolerables, a menudo estos profesionales han tendido a aconsejar a las personas con discapacidad y sus familias que dedicaran todos sus esfuerzos a normalizar ese cuerpo o esa mente desviados, a volver a convertirlos en verdaderamente humanos. Así, muchas personas han visto como su vida (y sus derechos como ciudadano) quedaban en suspenso hasta la llegada de una supuesta curación.

Un cambio de paradigma: el nacimiento del Movimiento de Vida Independiente

Pero, ¿qué pasa si la curación no llega? ¿qué pasa si dedicamos todo nuestro tiempo a sobrevivir y posponemos indefinidamente el vivir?

Eso se debió preguntar hace casi sesenta años Ed Roberts (1939-1995), un superviviente estadounidense de la polio, cuando el decano de la Universidad de Berkeley, a la que quería acceder, aseveró: “We’ve tried cripples and it didn’t work” (Ya hemos probado con los lisiados y no ha funcionado). Finalmente, Roberts consiguió que tanto él, como otros estudiantes con discapacidad, pudieran alojarse en el hospital del campus.

Gracias a un programa de ayudas económicas, todos ellos consiguieron contratar y entrenar ellos mismos sus asistentes personales para las tareas diarias. Por primera vez, no se trataba de cuidadores que decidían cómo y cuándo asistir a la persona: se trataba de empleados de la persona con discapacidad, que actuaban bajo las instrucciones de esta. De este modo, muchas personas con discapacidad pudieron empezar a autodeterminarse.

Por fin, no poder agarrar un vaso de agua por uno mismo dejó de significar no poder decidir cuándo beber.

Así nació la llamada filosofía de vida independiente: un paradigma de pensamiento que ataca los cimientos del llamado modelo médico de la discapacidad, en base al cual solemos pensar la discapacidad.

Mientras que el modelo médico pretende modificar al individuo “deficiente”, la Filosofía de Vida Independiente pretende cambiar una sociedad que discrimina.

 

Modelo médico Filosofía de vida independiente
El problema es… El individuo deficiente y/o su falta de aptitud para trabajar La dependencia producida por un entorno plagado de barreras (físicas, comunicacionales, de actitud) discriminatorias
La solución es… La intervención de los profesionales sanitarios sobre el individuo deficiente El asesoramiento entre iguales y la ayuda mutua

La lucha por los derechos

El control sobre los servicios de asistencia

La eliminación de las barreras

El rol de la persona con discapacidad es… Paciente de los profesionales sanitarios Consumidor de servicios (de asistencia personal, apoyos a la autonomía…)
Tiene el control Los profesionales sanitarios El consumidor de servicios
Se espera conseguir… Maximizar la independencia y la productividad del individuo deficiente Maximizar la autonomía moral (control sobre la propia vida) del individuo discriminado por su funcionamiento

Comparación entre los modelos rehabilitador y de vida independiente. Adaptada de: DeJong, G. (1979). Independent Living: From Social Movement to Analytic Paradigm. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 60, 435-446.

El llamado Movimiento de Vida Independiente nacido con Ed Roberts se internacionalizó a partir de los años 70 y, desde entonces, ha estado promoviendo cambios en todos los ámbitos sociales y a múltiples escalas.

En el próximo post, nos centraremos en presentar el Foro de Vida Independiente, que es la forma que ha tomado este movimiento en nuestro contexto.

¡No os lo perdáis!

@Laura Sanmiquel

 

Quizás te interese…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tamaño de letra
Contraste